Las dificultades de la inclusión (y de la igualdad): EasyJet

Posted enero 23rd, 2012 by Laura Cano and filed in igualdad, Nueva ciudadanía, Sailability

Este es un ejemplo de las dificultades que encuentran las personas con diversidad funcional a la hora de realizar su vida diaria. Situaciones incómodas que provocan malestar emocional y, en según que casos, la no inserción en la sociedad.

Es también un ejemplo de lo no-preparadas que están las empresas para esta inclusión y de la falta de inversión en accesibilidad real y universal, así como en formación y en los obstáculos de las cadenas de mando.

Antes de dar paso al artículo, que se publicó en el diario el pasado día 13 de enero;, únicamente apuntar algo a mejorar de su titular: No son tres discapacitados, son tres personas con discapacidad o con diversidad funcional (ver el porqué de esta terminología).

Multan a EasyJet por no permitir el embarque a tres discapacitados

La compañía tendrá que pagar una multa de 70.000 euros y abonar 2.000 euros a cada demandante por daños y perjuicios

AGENCIAS FRANCIA/SUIZA 13/01/2012 20:19 Actualizado: 14/01/2012 10:45

Un avión de la aerolínea británica de bajo coste.-EFE

Un avión de la aerolínea británica de bajo coste.-EFE

La compañía aérea EasyJet tendrá que pagar una multa de 70.000 por haber impedido subir al avión a tres personas discapacitadas que no iban acompañadas, una práctica que exigía hasta hace poco la empresa británica, por motivos de seguridad, según informa AFP.

Tras las denuncias de tres personas a las que se les denegó el embarque argumentando que necesitaban viajar con otra persona que lo ayudara a salir del avión en caso de evacuación, entre noviembre de 2008 y enero de 2009, el tribunal de Bonigny (cerca de París), ha considerado los hechos como un “ataque contra la dignidad humana“. Y ha condenado a la compañía a pagar 2.000 euros en concepto de daños y perjuicios a los demandantes, además de la multa de 70.000 euros, y un euro simbólico a la Asociación de Paralíticos de Francia, que se constituyó como parte civil.

Uno de los afectados fue André Pérez, un deportista de élite discapacitado que pretendía viajar a Berlín desde Ginebra en un vuelo de EasyJet, cuando la compañía quiso prohibirle la entrada. Pérez argumentó que podía salir por sus propios medios en caso de emergencia, pero al ser rechazado de nuevo, tuvo que pedir ayuda a otro de los pasajeros, que se comprometió a ayudarlo.

La compañía se enfrenta el próximo mes de marzo a un proceso similar

La Oficina Federal de la Aviación Civil (OFAC), por su parte, ha sentenciado que esa práctica es discriminatoria y que no puede aplicarse en Suiza. De hecho, en estos dos años, EasyJet Suiza ha modificado su normativa, pero la decisión sienta un precedente que impide que otras compañías actúen de forma similar.

La aerolínea argumentó en su defensa que la reglamentación europea obliga a “evacuar un avión en noventa segundos” y que la política de la empresa es solicitar que los discapacitados viajen acompañados para “garantizar la seguridad de los pasajeros”. La compañía se enfrenta el próximo mes de marzo a un proceso similar, que será juzgado en París.